boton_invertebrados
 
 
 

Imágenes de fosiles

 
logo_fosil

Reptiles Anapsidos

La Clase Reptilia se divide en tres subclases (Anápsidos, Diápsidos y Sinápsidos), según el número de aberturas en la bóveda craneal y la configuración de los huesos craneales, asociados, situados detrás de las órbitas oculares.

En los anápsidos no existen tales aberturas, lo cual indica que estaban entre los primeros reptiles. Las formas primitivas, unos 300 millones de años, solían ser pequeñas criaturas en forma de lagarto. Sin embargo. son significativos porque a partir de ellos se desarrollaron los reptiles que luego produjeron aves y mamíferos y, asimismo, los dinosaurios que dominaron el mundo en el Mesozoico. Las tortugas se sitúan en la subclase de los anápsidos, a pesar de que aparecieron 30 millones de años después de la extinción de los anteriores anápsidos.

Maledictosuchus riclaensis
Jurásico Medio (165 Ma aprox.)
Ricla, Zaragoza

Maledictosuchus riclaensis es el ejemplar de cocodrilo marino más antiguo y completo de la península Ibérica. Ha sido descubierto y estudiado por investigadores de la Universidad de Zaragoza. Sus restos se encontraron en los trabajos de prospección previos a la construcción del trazado del RVE en el entorno de la localidad de Riela (Zaragoza).

Maledictosuchus riclaensis

Es también el primer reptil marino del Jurásico descrito en España. Su morfología corporal hidrodinámica era más parecida a la de un ictiosauro o un delfín que a la de un cocodrilo actual: poseía una cola bilobulada y heterocerca (con el lóbulo inferior más largo), al igual que los tiburones actuales; sus miembros traseros eran aletas adaptadas a la natación; sus ojos, de gran tamaño, estaban situados a los lados del cráneo y su morro alargado estaba repleto de pequeños dientes, lo que indica que seguía una dieta piscívora a base de peces pequeños y rápidos, aunque también podría alimentarse de cefalópodos y otros invertebrados de mar abierto

 

Procolofónidos

Los procolofónidos de cabeza triangular, que evolucionaron a partir de los miembros más antiguos de la línea de los anápsidos, conservaban muchos rasgos primitivos en sus esqueletos.

Por ejemplo, el cráneo tenía un "tercer ojo aparente, que tiene más que ver con los ancestros anfibios de los anápsidos, mientras que las mandíbulas y e] paladar tienen numerosas hileras de dientes simples. Los pesados miembros y las cinturas pectoral y pélvica relativamente macizas indican lentos movimientos.

HABITAT Todos ellos debieron ser vegetarianos terrestres.

OBSERVACIÓN La familia apareció por primera vez en el Triásico Inferior, pero no consiguió sobrevivir a este periodo.

 

 

Varios

 
   
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información